Registration-trends-in-times-of-pandemic

Tendencias registrales en tiempos de pandemia

Es creencia generalizada que el registro de derechos de propiedad industrial es un reflejo de las tendencias, eventos o situaciones que se dan en una sociedad. La época actual, que quedará para siempre identificada con la pandemia por la que todavía estamos pasando, no es más que una clara confirmación. Cabe decir, sin embargo, que se observan diferencias entre lo que ocurre en el terreno de los signos distintivos y lo que sucede en el campo de las invenciones.

En cuanto a las marcas, es sabido que la proyección de que hablábamos suele presentar un cierto desfase. En la situación actual, a pesar de que las publicaciones referidas, en un sentido amplio, a la moda y los complementos nos hablan de un aterrizaje masivo y casi precipitado de las grandes marcas (entendido el término en una acepción no registral) en la comercialización de las imprescindibles mascarillas (Mango, Louis Vuitton, Agatha Ruiz de la Prada, etc.), hay que decir que, hasta fecha reciente, son pocas las firmas que han registrado sus distintivos ya sea en la Oficina Española de Patentes y Marcas o en la EUIPO.

¿Hay una conclusión clara a extraer sobre esta omisión? Por nuestra parte, entendemos que hay una conclusión clara y general que, a su vez, nos proporciona dos particulares: la formación en propiedad industrial entre el personal de las grandes firmas -con agradables excepciones- sigue siendo insuficiente. Esto lleva, por un lado, a ignorar la conveniencia de registrar las marcas y, por otro, al convencimiento de que un determinado producto ya está cubierto por los registros de que disponen dichas grandes firmas. Desgraciadamente, estos registros normalmente sólo protegen los productos en los que la marca concentra la parte principal de su producción.

En cuanto a las invenciones, en cambio, hay que remarcar que si bien no se han publicado todavía las primeras patentes referidas a la enfermedad dado que desde que se presentan las solicitudes de patente hasta su publicación han de transcurrir los 18 meses que recogen todas las legislaciones nacionales e internacionales, el conocimiento actual sobre otros beta-coronavirus que han causado epidemias en un pasado reciente (SARS-CoV y MERS-CoV) está sirviendo como punto de partida para emprender nuevas actividades de investigación y desarrollo para el tratamiento de la Covid-19.

En este contexto es relevante el hecho de que la Oficina Española de Patentes y Marcas está publicando desde abril un nuevo boletín de vigilancia tecnológica llamado “Coronavirus: diagnóstico y terapia en humanos”. El boletín en cuestión será de publicación trimestral y ya en su número cero refleja una notable actividad relacionada con la reacción a los graves problemas que plantea la Covid-19. La actividad ha sido capitalizada, evidentemente, por el sector sanitario, que busca la mejor manera de diagnosticar y tratar a los enfermos, pero también se está manifestando en las grandes empresas y pymes que, en algunos casos, han cambiado sus líneas de producción para adaptarlas a la urgente necesidad de equipamiento de protección, respiradores, etc., sin olvidar los centros de investigación y universidades que están poniendo a disposición de la comunidad sus equipos y capacidades.

Además del boletín dedicado al coronavirus, se ha lanzado una nueva alerta tecnológica sobre el mismo tema que proporciona información actualizada diariamente sobre las patentes más recientes que se están publicando en el mundo. Con esta última alerta, son ya 32 las disponibles en la web de la OEPM relacionadas con diferentes sectores técnicos.

Estaremos atentos a la evolución del asunto durante los próximos meses.

Artículo de Jaume Layola.

Miembros de