World Industrial design day

Difícil elección ¿Las de Marty McFly o las de Jordan?

No hay necesidad de ver el documental The Last Dance o haber sido fan suyo de pequeño para admitir que Michael Jordan ha sido, sin duda, el deportista más famoso de la historia. No sólo por sus jugadas espectaculares y decisivas, o por sus records históricos con los Chicago Bulls, sino porque también marcó un antes y un después en la historia de la esponsorización.

Hablar de Air Jordan (AJ) es hablar de Nike. Sin embargo, esto no ocurriría si el diseñador de las zapatillas AJ III no hubiera sido el entonces inexperto Tinker Hatfield. Como el propio Michael Jordan reconoce en el capítulo 2 de la serie documental Abstract: The Art of Design, su contrato con Nike no habría durado más de dos años de no ser por el acertado diseño aportado por Hatfield. Sorprendentemente, Hatfield fue también el diseñador de las zapatillas que Marty McFly y su hijo llevan en las escenas futuristas de la película Regreso al Futuro II.

Coincidiendo con la celebración del Día Mundial del Diseño Industrial, decidí investigar si los diseños de esas zapatillas estaban registrados como diseño industrial y si los registros eran accesibles públicamente.

Lo que descubrí, relacionado con las Air Jordan, es que el primer diseño completo de zapatillas registrado ante la USPTO (al menos que se encuentre disponible online) es el del modelo AJ IV, solicitado en junio de 1989. De las AJ I y AJ II no hay constancia. De las AJ III, sólo se encuentra disponible el registro de diseño de la suela, la cual fue y sigue siendo utilizada en otras zapatillas Nike, conocidas como las Air Max. Las AJ III se convirtieron en las AJ más míticas, tanto por ser las zapatillas con las que Michael Jordan ganó su primer concurso de mates (volando desde la línea de tiros libres hasta el aro), como por ser las primeras zapatillas en lucir el icónico logo The Jumpman, cuya idea correspondió a Hatfield y que, de ahí en adelante, sustituyó el logo original de las “Alas de Jordan”. Resulta extraño que Nike no registrara el diseño completo de las AJ III, tras su originalidad y por el éxito comercial tan exagerado que habían tenido los dos modelos anteriores (ingresaron más de 126 millones de dólares en ventas en dos años). Puede que exista el documento físico del registro de diseño de las AJ III, pero que no se haya dispuesto online en la USPTO. Si fuera así, ese documento sería una pieza de coleccionista muy cotizada.

Sobre las zapatillas de Marty McFlay, descubrí que existen los registros de diseño tanto de la suela, como de la cubierta, como del elemento protector del talón de Aquiles, solicitados todos en abril del 1990. No es hasta ese año que Nike empieza a registrar todos sus diseños de zapatillas, a diferencia de sus mayores competidores, como eran Adidas, Asics, Avia, Converse o Reebok, que ya hacía décadas que registraban prácticamente todos sus diseños.

Para acabar, quiero felicitar el Día Mundial del Diseño Industrial a Tinker Hatfield y a todos los diseñadores del mundo, de todos los sectores en general, quienes contribuyen en cierta manera a hacer más agradable nuestra existencia.

Artículo de Jesús García.

Miembros de